Cómo usar nuestro subconsciente a nuestro favor

¿Alguna vez hemos dicho o hecho algo de lo que luego nos hayamos arrepentido  Todos hemos tenido momentos como este. No  momentos violentos, pero momentos durante los cuales hemos actuado ‘fuera de lugar’ y hemos cometido actos que luego queremos no haber hecho.

Esa falta de control delata la existencia de otro elemento de nuestro ser. Demuestra que hay más en nuestra personalidad de lo que nosotros y los demás podríamos pensar.

En el fondo, todos tenemos un lado oscuro. El lado oscuro de nuestro ser. Mientras pretendamos que no existe, seguiremos actuando impulsivamente y sin pensar. Seguiremos molestando a la gente. Seguiremos siendo la persona que no queremos ser.

En 1886, el escritor Robert Louis Stephenson tuvo un sueño inusual. En él, un personaje masculino perseguido por un delito traga un compuesto en un intento de fuga. El polvo transformó su personalidad al instante, proporcionándole un disfraz para usar como escape.

Ese sueño lo inspiró a escribir la novela clásica, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde .

Ya sea que hayamos leído el libro o no, probablemente estemos acostumbrados a la historia. Jekyll es un médico respetado y un hombre acomodado. Se preocupa por los demás, se esfuerza por ser un buen miembro de la sociedad y presenta una imagen positiva de sí mismo.

Al principio de la novela, Jekyll decide elaborar una poción que le permita separar las partes buenas y malas de su personalidad. Como resultado, crea para sí mismo una identidad dividida, formada por el Dr. Jekyll y el nuevo lado más oscuro y distinto de sí mismo: el Sr. Hyde.

Hyde era un hombre malvado con tendencias perversas. Al principio de la novela, Hyde pisotea a una niña antes de dejarla herida y gritando de dolor. Más tarde, comete un asesinato.

Jekyll nunca piensa en sí mismo como la misma persona que Hyde. Siempre piensa en sí mismo como Jekyll. Como él lo dice,

‘Vi que, de las dos naturalezas que contendían en el campo de mi conciencia, incluso si pudiera decirse correctamente que yo era una de las dos, era sólo porque yo era radicalmente ambas’.

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, aunque extremo, puede servir como el ejemplo perfecto de nuestro lado más oscuro en acción. Muestra que hay más en nosotros y nuestra personalidad de lo que pensamos, y que, a menos que lleguemos a conocer nuestro lado oscuro, gobernará nuestras vidas.

Una introducción a la sombra

El concepto del lado más oscuro del <<yo>> fue desarrollado por el psicólogo de renombre mundial Carl Jung a mediados del siglo XX. La idea de la sombra se utilizó para representar los elementos de nuestra personalidad que tendemos a rechazar, los aspectos menos favorables de nuestra identidad que normalmente ocultamos a la sociedad.

Todos poseemos características que no nos gustan de nosotros mismos y queremos ocultar. Tal vez tenemos mal genio, somos egoístas o carecemos de confianza en nosotros mismos. Sea lo que sea, tendemos a empujar esas partes de nuestra psique a los rincones de nuestra mente para que otros no puedan verlas.

En lugar de confrontar las características que nos desagradan, a menudo actuamos como si no existieran. Sesgos, juicios, impulsos, deseos irracionales, deseos sexuales, miedos: ocultamos todas estas cosas para agradar a los demás.

Y luego, cuando traicionamos esa fachada y actuamos por instinto, nos preguntamos quién era esa persona. Nos aislamos tanto de nuestra sombra que a menudo olvidamos que existe. Fingimos que, quienquiera que haya sido esa persona, no pudimos haber sido nosotros. No el verdadero yo, de todas formas.

De la misma forma que Jekyll no se dio cuenta de la presencia de Hyde, muchos de nosotros pasamos toda nuestra vida sin poder aceptar la existencia de nuestra propia sombra.

En realidad, nos guste admitirlo o no, todos tenemos una sombra. Todos tenemos partes de nosotros que ocultamos del ojo público para no ser juzgados.

Podríamos enmarcar las solicitudes egoístas en una luz altruista. Podemos ser manipuladores. Crueles, incluso. Todos hemos tenido pensamientos intrusivos y deseos inesperados y arrebatos que ni siquiera nosotros podemos explicar. Ver y aceptar la sombra dentro de nosotros mismos es  difícil. Como dice Jung:

‘La sombra es un problema moral que desafía a todo el ego-personalidad, ya que nadie puede volverse consciente de la sombra sin un esfuerzo moral considerable.’

Sin embargo, lo que no es tan difícil es observar la sombra en otras personas. Lo hacemos todo el tiempo. Tendemos a criticar. Condenar, juzgar, castigar, discriminar, cotillear, rechazar y asumir. A decir verdad, hacemos todas estas cosas y más casi a diario. Algunos estudios incluso dicen que estamos genéticamente programados para juzgar a otras personas.

Claramente, se nos da bien identificar la sombra dentro de aquellos con los que nos encontramos, pero no tan hábiles para reconocer la nuestra. Aunque es posible que estemos evitando nuestros defectos, todavía nos afectan en un nivel subconsciente. Todavía queremos tratar con ellos en el fondo, y es por eso que somos tan rápidos para encontrar agujeros en los demás.

Nuestros propios defectos se abren paso fuera de nosotros y se proyectan en aquellos con los que nos encontramos. Como escribe Jack E. Othon,

‘Primero rechazamos, luego proyectamos.’

Si algo no nos gusta en otra persona, lo más probable es que sea un aspecto de nosotros mismos que nos desagrada pero que hemos estado reprimiendo. Lo rechazamos en nosotros mismos y luego lo proyectamos en otra persona, separándonos de nuestra sombra.

La solución: hacer que el subconsciente sea consciente

Por suerte, Jung no solo nos ofreció sus observaciones. También propuso una solución al problema. Sugiere que para superar nuestros defectos, debemos realizar lo que él llama ‘trabajo en la sombra’.

Los defectos que reprimimos y ocultamos no desaparecen simplemente. Todavía están allí, encerrados en lo profundo de nuestro ser – la parte a la que no podemos acceder. Pero, ¿Qué debemos hacer al respecto?

1. Observa

Las afirmaciones positivas y las palabras de elogio pueden ayudar, pero Jung no las aconseja aquí. El escribe,

‘Uno no se ilumina imaginando figuras de luz, sino siendo consciente de la oscuridad.’

No basta simplemente con usar palabras y frases positivas en nuestra mente en un intento de reemplazar las más oscuras. En cambio, sugiere que debemos sacar esas partes reprimidas de nosotros. Para hacer esto, es imperativo que demos un paso atrás. Que practiquemos la observación de nuestro comportamiento desde otra perspectiva, que observemos lo que pasa dentro de nosotros.

La meditación es una forma de lograrlo. En la meditación, pasamos nuestro tiempo observando nuestros pensamientos. Y al hacerlo, desconectamos de ellos. Podemos ver nuestro comportamiento tal como es y observar cómo los contenidos de nuestro subconsciente se filtran al frente de nuestras mentes.

2. Pregunta

El siguiente paso es cuestionar. Al observar nuestro comportamiento, tenemos que hacer preguntas al respecto. Si nos vemos respondiendo a impulsos o desencadenantes, es importante que nos preguntemos por qué estamos reaccionando de esta forma.

Hacer esto nos permite retroceder a nuestros recuerdos, los orígenes de nuestros comportamientos. Cuestionar nuestro comportamiento nos permite verlo más claramente  y darle sentido.

3. Observar a los demás

También puede ayudar a notar las cosas que nos irritan en los demás y usarlas como fuente de introspección. Si nos frustramos por la grosería de otra persona, debemos cuestionar nuestro comportamiento.

Las cosas que nos molestan en los demás son a menudo un reflejo de nosotros mismos. Jung lo expresó de forma ligeramente diferente,

‘Todo lo que nos irrita de los demás puede llevarnos a entendernos a nosotros mismos.’

Ken Wilber analiza este concepto con un poco más de detalle. Su idea del trabajo de sombras nos anima a observar las cosas que nos molestan en los demás y a reconocerlas como elementos de nuestra propia psique.

Desglosa su metodología en una serie de pasos llamados el ‘Proceso 3-2-1’.

Encuentra algo con lo que trabajar. Pensemos en alguien que nos haya estado irritando o molestando recientemente.

Enfrentarlo. Imaginemos a esa persona vívidamente. Describamos las cualidades de ellos que más nos molestan. Expresar nuestros sentimientos. Olvídemonos de decir lo ‘correcto’, solo di lo que te venga a la mente.

Habla con ellos. Habla directamente con la persona como si estuviera justo frente a nosotros. Diles lo que nos está molestando. Pregúntales por qué están haciendo esto e imaginemos su respuesta. Hable o escriba sus respuestas.

Conviértete en ellos. ser esa persona Asumir los rasgos de ellos que nos molestan. Usar lenguaje en primera persona (yo, mí, mío) y expresar cómo se sentirían. Puede ser incómodo, y debería.  Estos son los rasgos que nos hemos negado a nosotros mismos.

Poseer sus cualidades. El paso final en el proceso 3-2-1 es convertirse en los rasgos que despreciamos en la otra persona. Termina el ejercicio actuando como lo haría esa persona, formando una conexión entre su comportamiento y el lado más oscuro de nuestra psique.

Al participar en este ejercicio, cerramos la brecha entre nosotros y nuestra sombra. Reconocemos que los comportamientos que nos disgustan son, en realidad, fragmentos de nuestro propio ser.

Como resultado, nos familiarizamos más con el lado más oscuro de nosotros mismos. Y al hacerlo, ganamos más control sobre él.

Hay más en todos nosotros de lo que parece. Casi todo nuestro comportamiento está gobernado por nuestro subconsciente, un vasto océano de pensamientos y sentimientos de los que somos  inconscientes.

Dentro del subconsciente está nuestra sombra. El lado oscuro de nuestro ser. Del Mr. Hyde a nuestro Dr. Jekyll. La mayoría de nosotros ignoramos nuestra sombra e intentamos que no existe. Pero lo hace, y exige ser visto, por lo que sale de nosotros en forma de críticas y condenas dirigidas a las personas con las que nos encontramos.

Irónicamente, no nos gustan las cualidades de los demás que poseemos en nosotros mismos. Lo que  pasa es que estamos rechazando nuestro verdadero yo y proyectando esas características reprimidas en otras personas.

Afortunadamente, al observar, cuestionar y representar tanto nuestro comportamiento como el de otras personas, podemos aprender a aceptar nuestra sombra. Y solo cuando empezamos a controlarlo, negándonos a dejar que gobierne nuestras vidas.

Disfruta de Nuestros Artículos en tus Redes Favoritas

Únete a cientos de pensadores y recibe ideas de los mejores filósofos directamente en tu email

Diseñados para hacerte pensar

Biografías de algunos de los principales filósofos y pensadores de la historia

Marco Aurelio el Emperador Filósofo

Séneca el Joven Maestro de Emperadores

Epicteto, de Esclavo a Filósofo

¿Quién es Zenón? El padre del estoicismo

¿Quién es Cleantes? El Filósofo Boxeador

Musonio Rufo El Sócrates Estoico ¿Quién es Cayo Musonio Rufo?

Catón el Joven

¿Quién es Crisipo de Solos? El segundo fundador del estoicismo

Panecio de Rodas

Posidonio de Apamea

Diotimo el Estoico

Paconio Agripino

Porcia Catón/Porcia Catonis

¿Quién es Rubelio Plauto? Una introducción al rival de Nerón

¿Quién es Cicerón? Uno de los Principales Políticos de Roma

¿Quién es Sam Harris?

¿Quién es Mark Manson?

¿Quién es Roman Krznaric?

¿Quién es Anil Seth?

Viktor Emil Frankl

Robert Pirsig

¿Quién es Douglas Edison Harding?

Ideas del estoicismo

¿Qué es el Estoicismo?

Introducción al estoicismo

Ideas clave del estoicismo

Premeditatio Malorum

¿Qué es la epistemología?

La Práctica Estoica de Memento Mori

¿Que es la euthymia según Séneca?

La Stoa Pecile o Pórtico Pintado

Eustatheia según Epicteto

Marco Aurelio sobre el carpe diem

¿Qué es el concepto de oiêsis en la filosofía estoica?

¿Cómo nació el concepto de la crisis de mediana edad? Fue Acuñado por Elliot Jaques

Cartas a Lucilio por Séneca el Joven (Epistulae Morales ad Lucilium) Cartas de un estoico, Epístolas Morales

Meditaciones por Marco Aurelio

¿Qué es la virtud estoica?

Los estoicos y Su Definición del universo

El estoicismo y mindfulness

Premortem El arte de la visualización negativa

¿Qué es el problema de Gettier y la respuesta del reloj de Betrand Russell?

¿Qué significa  ser sabio para los estoicos? 

¿Cuáles son los seis tipos de amor según los griegos?

¿Qué es el escepticismo epistemológico pirrónico y sofista?

Ejercicios estoicos