Los tres pilares de la satisfacción

Alrededor del 384 a. C., nació en Macedonia Central el ‘Padre de la Filosofía Occidental’ . Creció hasta convertirse en posiblemente el pensador más influyente que jamás haya existido, enseñando a figuras de renombre como Alejandro Magno y estudiando junto a Platón. Su nombre era Aristóteles.

Fascinado por el mundo y sus complejidades, Aristóteles hizo muchas preguntas sobre la vida. ¿Cómo vuelan los pájaros? ¿Los humanos tienen alma? Y lo más importante, ¿qué significa ser  feliz?

Quizás una cita resuma mejor el enfoque general de Aristóteles para encontrar satisfacción, o como él lo llama, Eudaimonía .

«La satisfacción depende de nosotros mismos.»

Tal vez sí, pero ¿cómo podemos lograrlo?

Eso es lo que Aristóteles se propuso descubrir, y en este artículo discutiré algunos de sus principios más interesantes para encontrar satisfacción en nuestras vidas.

Buscar la satisfacción (no el placer)

En su obra, Aristóteles analiza el placer en el contexto de la satisfacción duradera.Sugiere que, en última instancia, solo hay dos tipos de placer: menor y mayor. Aunque ambos pueden parecer similares a veces, son inherentemente muy diferentes.

Los placeres menores son aquellos que ofrecen una gratificación instantánea: comer comida basura, tener sexo o dormir hasta tarde, por dar solo algunos ejemplos. Aunque estos pueden, en la superficie, parecer tener la clave para la satisfacción, a menudo sólo retrasan su llegada.

Todos hemos experimentado la tentación de comer en exceso, sucumbimos a nuestros deseos y, posteriormente, terminamos sintiéndonos hinchados y decepcionados con nosotros mismos, y llenos de arrepentimiento. Aristóteles sugiere que el placer menor es en gran parte el culpable de nuestra falta de satisfacción en la vida.

Los placeres mayores, en cambio, ofrecen satisfacción verdadera y duradera. Prometen una satisfacción más profunda, realización y una sensación de logro.

Perder peso, por ejemplo, nos haría sentir mucho mejor en un año que comer pastel en este momento, sin embargo, bajar una talla  valor, determinación y abstinencia.

Aunque el placer superior a menudo tiene un precio,  vale la pena el intercambio.  Buscar un placer más significativo en nuestra salud, trabajo y vida personal puede ser la única forma en que podamos sentirnos  satisfechos.

Despertar todos los días y sentirnos felices con el aspecto de nuestro cuerpo es un placer más digno que el sabor momentáneo de las grasas y los carbohidratos refinados.

Un mero destello de placer no se traduce en una vida de satisfacción. Más bien, la satisfacción proviene de priorizar nuestras metas y valores a largo plazo sobre la satisfacción a corto plazo.

Según Aristóteles, la amistad es uno de los ingredientes más vitales de la satisfacción a largo plazo. Tanto creía en el valor de la amistad que insistía en que ‘ quien se complace en la soledad es una bestia salvaje o un dios.

No estoy seguro de si los más introvertidos entre nosotros deberían compararse con animales o deidades, pero es cierto que la interacción social es crucial para nuestra satisfacción. Las relaciones, en cualquier capacidad, dan color y sentido a la vida.

Y aunque nuestras relaciones pueden brindarnos enormes cantidades de alegría, también pueden ser tóxicas, poco sanas y estresantes. Como observó Aristóteles, no todas las relaciones son iguales y la mayoría cae en una de tres categorías diferentes:

Hay esas amistades que surgen solo cuando ambas personas buscan diversión, su principal interés es recibir placer. Cada persona sirve como una herramienta con la que pasar un buen rato, como las relaciones que se mantienen sólo por un deseo mutuo de sexo.

El siguiente tipo es estratégico. Ambas personas disfrutan de la compañía del otro en la medida en que puedan ganar algo de ella. La relación se conserva sólo por interés propio y la perspectiva de obtener algún tipo de ventaja.

Por último, hay amistades verdaderas y virtuosas, formadas entre personas que no solo son como nosotros, sino que nos importan mucho. Nuestras penas y alegrías son compartidas, y la relación no se limita a obtener ganancias o poder personal.

Estoy seguro de que todos podemos identificar nuestras propias relaciones que se relacionan con al menos una de estas categorías, pero está claro que el último tipo de relación nos brinda la mayor satisfacción.

Las amistades reales y significativas no se basan en la utilidad o el placer, sino en una preocupación compartida por los mejores intereses de la otra persona, caracterizadas por la honestidad, la empatía y el aprecio.

“El mejor amigo es el hombre que al desearme bien lo desea por mi bien.” — Aristóteles

Las verdaderas amistades reemplazan el honor, el estatus y la riqueza, no hay términos ni contratos. Proporcionan virtud y disfrute juntos, satisfaciendo no solo nuestras emociones sino también nuestros deseos intelectuales.

Como escribe William Penn,

“Un verdadero amigo libremente, aconseja con justicia, ayuda con prontitud, se aventura con audacia, toma todo con paciencia, defiende con valentía y continúa siendo un amigo inmutable”.

Juntos, dos amigos pueden volverse mejores, más inteligentes, más resistentes y cada vez más empáticos, receptivos a las necesidades del otro. Estas amistades nos educan y nos enseñan lo que debemos ser, acercándonos a convertirnos en la persona que queremos ser.

Hacen que la verdadera satisfacción parezca menos una hazaña imposible y más un estado manejable y alcanzable. Son simplemente uno de los mayores placeres de la vida.

Encuentra satisfacción en las buenas obras

Podemos pensar en la última vez que hicimos algo  desinteresado y amable por otra persona. Entre todas nuestras acciones, nada tiene el poder de animarnos tanto como el conocimiento de que estamos actuando para hacer que otra persona se sienta bien.

Compartir es tan bueno para nosotros como para aquellos a quienes ayudamos, porque dar nos da un propósito. Cuando tenemos una vida impulsada por un propósito, somos una persona más feliz.

Aristóteles propuso que todas las buenas personas y felices poseen rasgos de carácter positivos, como generosidad, amistad y amabilidad. Encuentran placer en sacrificar su propia comodidad por el bien de los demás.

Aprender el valor del desinterés y ser capaz de dar libremente es fundamental para nuestra satisfacción y tranquilidad.

La vida tiene poco significado si su propósito se elabora únicamente por interés propio. Perseguir el dinero, la fama, el estatus: perseguir cualquier cosa material a expensas de ser una persona  buena es inútil y un camino seguro hacia la miseria.

Las personas felices aprecian el hecho de que la alegría ilimitada se puede encontrar en la simple virtud de la generosidad.

La satisfacción es esquiva. Es un deseo que motiva cada uno de nuestros movimientos y, sin embargo, de alguna forma parece escapar de nuestro control. Aristóteles se dispuso a enseñar a otros cómo encontrar satisfacción en la vida por la sencilla razón de que la mayoría de nosotros simplemente no sabe cómo hacerlo .

En nuestra búsqueda, a menudo nos desorientan los placeres a corto plazo, las amistades falsas y nos impulsan a tomar malas decisiones en función de nuestros impulsos fugaces, y siempre parece que terminamos justo al principio, intentando averiguar a dónde ir a continuación. .

Al observar las ideas de Aristóteles, la imagen se vuelve un poco más clara. Quizás nuestra búsqueda de la satisfacción comienza con solo tres principios básicos.

Priorizar la satisfacción a largo plazo. No todos los placeres son iguales. Perseguir la satisfacción sin previsión a menudo solo resulta en miseria. Antes de comer otro trozo de pizza o de dormir la alarma, considera nuestra satisfacción a largo plazo. ¿Nos agradeceremos esta decisión mañana? Al ser  bueno en la diferencia entre la gratificación momentánea y la satisfacción duradera, la verdadera satisfacción se convierte en un fin más fácil de alcanzar.

Rodeándonos de los amigos adecuados . Hay muchos tipos de amistad: algunos se basan puramente en el beneficios personal, otros en el placer mutuo y el tipo más importante, en la virtud. Las amistades deben servir para elevarnos y motivarnos a convertirnos en mejores personas. Al enriquecer nuestras vidas con relaciones significativas y reales, estamos mejor equipados para encontrar la verdadera satisfacción.

Dar libremente a otras personas . Ya sea nuestro tiempo, conocimiento, dinero o apoyo, nada nos eleva tanto como ayudar a otras personas a sentirse más felices. Aristóteles afirmó que la virtud de la generosidad es uno de los ingredientes más vitales de una vida bien vivida. La satisfacción es una meta difícil de alcanzar, pero con pequeños pasos y algo de esfuerzo podemos conseguirlo.

Disfruta de Nuestros Artículos en tus Redes Favoritas

Únete a cientos de pensadores y recibe ideas de los mejores filósofos directamente en tu email

Diseñados para hacerte pensar

Biografías de algunos de los principales filósofos y pensadores de la historia

Marco Aurelio el Emperador Filósofo

Séneca el Joven Maestro de Emperadores

Epicteto, de Esclavo a Filósofo

¿Quién es Zenón? El padre del estoicismo

¿Quién es Cleantes? El Filósofo Boxeador

Musonio Rufo El Sócrates Estoico ¿Quién es Cayo Musonio Rufo?

Catón el Joven

¿Quién es Crisipo de Solos? El segundo fundador del estoicismo

Panecio de Rodas

Posidonio de Apamea

Diotimo el Estoico

Paconio Agripino

Porcia Catón/Porcia Catonis

¿Quién es Rubelio Plauto? Una introducción al rival de Nerón

¿Quién es Cicerón? Uno de los Principales Políticos de Roma

¿Quién es Sam Harris?

¿Quién es Mark Manson?

¿Quién es Roman Krznaric?

¿Quién es Anil Seth?

Viktor Emil Frankl

Robert Pirsig

¿Quién es Douglas Edison Harding?

Ideas del estoicismo

¿Qué es el Estoicismo?

Introducción al estoicismo

Ideas clave del estoicismo

Premeditatio Malorum

¿Qué es la epistemología?

La Práctica Estoica de Memento Mori

¿Que es la euthymia según Séneca?

La Stoa Pecile o Pórtico Pintado

Eustatheia según Epicteto

Marco Aurelio sobre el carpe diem

¿Qué es el concepto de oiêsis en la filosofía estoica?

¿Cómo nació el concepto de la crisis de mediana edad? Fue Acuñado por Elliot Jaques

Cartas a Lucilio por Séneca el Joven (Epistulae Morales ad Lucilium) Cartas de un estoico, Epístolas Morales

Meditaciones por Marco Aurelio

¿Qué es la virtud estoica?

Los estoicos y Su Definición del universo

El estoicismo y mindfulness

Premortem El arte de la visualización negativa

¿Qué es el problema de Gettier y la respuesta del reloj de Betrand Russell?

¿Qué significa  ser sabio para los estoicos? 

¿Cuáles son los seis tipos de amor según los griegos?

¿Qué es el escepticismo epistemológico pirrónico y sofista?

Ejercicios estoicos